Blog

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]

¡¡Yo si que tengo abuela!!

¿Alguna vez te has preguntado cúales son tus mayores fortalezas? ¿y cúales son tus debilidades?

Hagamos un ejercicio rápido antes de profundizar en el tema.

Dime 3 fortalezas y 3 debilidades de tu personalidad.

Quizás no te salgan al primer intento. Prueba recordando algún suceso en tu vida que te haya puesto a prueba. Una situación especial y piensa qué salió de ti en ese momento.

🙂

¿Fuiste apasionado? ¿Creativo? ¿Paciente? ¿Emprendedor? ¿Consistente? ¿Eficaz? ¿Eficiente? ¿Versátil? ¿Ambicioso? ¿Determinado? ¿Carismático? ¿Empático? ¿Altruista? ¿Colaborativo? ¿Analítico?

 

¿Y si piensas acerca de tus debilidades qué podrías contestar?

 

¿Impulsivo? ¿Obsesivo? ¿Controlador? ¿Inseguro? ¿Crítico? ¿Indeciso? ¿Desordenado? ¿Charlatán? ¿Impaciente? ¿Pasivo? ¿Ansioso? ¿Lento? ¿Indiferente? ¿Intolerante? ¿Inmaduro?

 

Si no has terminado ya tu lista, te voy a dar 2 pasos que te ayudarán a identificar nuestros objetivos.

 

  • Visualiza lo que te hace feliz:

Escucha tus emociones frente a diferentes situaciones de la vida.

¿Qué te hace vibrar de felicidad? ¿Qué haces bien y exitosamente sin mucho esfuerzo?

 

Hacer este ejercicio, te va a dar la respuesta de cuales son tu mejores cualidades.

 

  • Pregúntate qué evitas hacer porque no te gusta:

Observando una falta de emoción frente a una actividad, la pereza, la tristeza o la desmotivación podremos descubrir nuestras debilidades. ¿En qué situaciones no somos exitosos o percibimos nuestra desventaja?

 

A través de los diferentes escenarios vitales, brotan y salen a la luz nuestras fortalezas y debilidades.

Una vez confeccionada nuestra lista como un ejercicio de concienciación, nos daremos cuenta de que algunas de nuestras fortalezas podrían estar en la lista de las debilidades y viceversa. Te preguntarás porqué. Porque hay una línea muy fina en la que una fortaleza en determinada situación extrema puede convertirse en una debilidad y de igual modo puede suceder al contrario.

¿Entonces, bajo este prisma relativista quiere decir esto que nuestro ejercicio no sirve para nada?????

Respira tranquilo (uffffffffff) te adelanto que SI SIRVE.

El motivo de este pequeño quiebro de relativismo en el ejercicio es para poner énfasis en la importancia de CONOCERSE A UNO MISMO y poder decidir qué parte de ti vas a sacar a relucir en cada situación y cómo la puedes contextualizar para que tanto tus debilidades como tus fortalezas trabajen para ti y salgas airoso o lo mejor parado posible de una situación.

 

Al hacer un esfuerzo por conocernos mejor, lograremos simultáneamente mirar a los demás desde un punto de vista más analítico. Saber quiénes y cómo somos, nos ayudará a tener una mirada diferente sobre los demás y quizás elegir más adaptativamente a otras personas para relacionarnos en el trabajo o en nuestra vida personal.

También, nos hará más conscientes de nuestra implicación o papel en las diversas situaciones, pudiendo tener más control sobre nuestras emociones y por ende sobre nuestra conducta.

Mi consejo para hoy es: Ponle conciencia a tus debilidades y fortalezas. Y si tienes que invertir tiempo para desarrollarlas…siempre ponle más minutos a tus fortalezas. ¡¡¡¡¡Te traerán muchas alegrías!!!!!!!!!!

¡¡¡¡¡Cuando identificamos nuestras fortalezas e invertimos tiempo en desarrollarlas, logramos convertirlas en SÚPERPODERES!!!!!!!!!

¿Quieres ser un Súper Héroe????

 

 

Helen Stone para Susana Echevarría

XXOOXX